21 jul. 2017

Una más de las paradojas

Una promoción de la empresa cubana Havanatur para pasar 8 noches entre Madrid y Barcelona a partir de la cifra de 2 500 cuc preparada con todo primor supuestamente para los cubanos que residen en la Isla; mayo y junio con 2 kms a la redonda de calles rotas en la zona de Centro Habana que conforma el cuadrante de Belascoaín a Galiano y desde San Lázaro a Neptuno, a veces sin ninguna forma provisional pensada o establecida para librar zanjas de medio metro que era obligado cruzar si se quería a llegar a su destino; aún ahora, mientras escribo estas líneas, exceden las cuatro semanas la interrupción absoluta de la calzada de San Lázaro, desde Galiano hasta Belascoaín, con todo lo que ello supone de afectación de transporte urbano, paradas de ómnibus, etc, sin que realmente sepamos qué trabajo se ha estado realizando.

Algunos hablan de los cambios de la tubería del gas, en el caso del caos de las cuadras interiores; en el caso específico de San Lázaro… para una movida tan grande suponemos que nos hayan puesto hasta inéditas redes subterráneas de wifi, por decir el mejor disparate y hacer uso del antológico  humor cubano… Gracias a Dios, la naturaleza  se puso de parte de los residentes en  la zona y han caído –alternativamente-- aguaceros torrenciales que no han significado grandes afectaciones para tal labor, sino refrescamiento de la temperatura y, sobre todo, han colaborado en limpiar el aire (y la tierra), cargado con una impensable cantidad de polvo que invadía todo nuestro entorno.

¿En qué país vivimos? Seguramente hemos de tener medianos empresarios que puedan emplear ganancias de unos 2 500 y algo más para darse un saltito a… España, tras unas 9 horas de vuelo, y, bueno, ¿por qué no?,  también hemos de tener – como cualquier país con deficiencias en su control de la gestión estatal que se respete--  señores ejecutivos que se la han pasado jugando al duro todo el año para ahora aprovechar esta oferta de Havanatur, aunque, en honor a la verdad, no me parece que los viajecillos de ellos se muevan por esa vía.

Entonces, en estos momentos, vaya usted a saber por qué mi cocina me indica que recibe menos gas que antes, lo mismo me dice mi vecina, y Havanatur… pues, quien quita que, por lo uno o por lo otro, encuentre los clientes que busca entre quienes radicamos en la Isla.


Todos esperamos con ansias ver la calle nuevamente asfaltada del pedacito más cercano de la calzada de San Lázaro, lo cual suponemos que pueda suceder ya para la semana próxima. ¿Gozarán de la misma buena suerte los pronósticos de Havanatur y sus paquetes hispánicos?  Conocer esas listas de clientes entusiastas bien vale la pena, Maestro Calviño.  

Por Esther Suárez Durán

12 dic. 2016

Santa y Andrés: el camino corto de la censura otra vez.

Como socióloga que soy entiendo el mecanismo de la censura. Donde quiera que exista Estado  este cuenta entre sus recursos con el ejercicio de la censura; entre el vasto campo de esta, se encuentra la censura artística. El problema se me plantea cuando pienso en la Revolución Cubana, en su carácter original, innovador, en los recursos y modos inéditos que ha puesto en práctica una y otra vez y que han sido, en mi opinión, una de sus mayores cartas de triunfo. Y el problema se hace agudo cuando pienso que uno de sus paradigmas es el acceso a la educación y a la cultura que le ha propiciado a la población cubana durante todos estos años. Particularmente en el ámbito del cine, habría que añadir que este ha sido, por años, el arte que ha dispuesto del mayor tiempo televisivo en cuanto a espacios didácticos especializados, para citar luego de inmediato a un festival de cine que celebra ahora su edición número 38 y que es, junto a la Feria Internacional del Libro, el evento que mayor cantidad de habitantes moviliza cada año.
 
Entonces, me pregunto, ¿es necesario, tiene algún sentido entre nosotros el mecanismo de la censura que se ha ejercido ahora sobre el filme cubano Santa y Andrés, del realizador Carlos Lechuga?

No está muy lejos aún la experiencia vivida con Alicia en el pueblo de maravillas, de la cual, según se ha dicho, se sacaron las debidas experiencias, en una época en la cual las comunicaciones no habían sido territorio de la revolución tecnológica que impacta y  permea nuestra era.

¿Por qué no exhibir  el film como corresponde y dejar que la crítica artística y la opinión pública funcionen y hagan su ejercicio social? ¿A qué le tememos? Por fin, ¿somos o no un pueblo culto y revolucionario, políticamente identificado con los más altos valores humanos? ¿A qué viene  tal separación entre discurso y práctica social? ¿No nos encontramos ya en el punto de la falta de respeto al público cubano y también a los artistas que han concebido la obra?

Por supuesto, no he visto el filme, no lo conozco, no me adelanto entonces a elaborar especulaciones sobre su contenido y su forma, pero cualquiera que sea el grado de correspondencia entre discurso artístico y  realidad e historia, la discusión del filme e, incluso,  de esa dosis de realidad y de relación con la historia pasa por su conocimiento. Y si nos quedan zonas de nuestra trayectoria como sociedad por airear – que claro que  nos quedan, pues al menos yo tengo cientos de preguntas sin respuesta—pues llegado será el momento de hacerlo, para salir de ello más responsables, más conscientes y más unidos en un destino común como sociedad. El equivocado  -- y no sé si “el enemigo”-- es el que enrarece el aire, no el que lo hace más transparente, el que lo vuelve respirable.


Me sumo al criterio expresado hace unos pocos días por el realizador Fernando Pérez  cuando dejó sentado que “la libertad es la única vía, la sinceridad el único modo y el ejercicio del criterio propio el único alimento para nuestro cine y para nuestro país”. ¿Qué más?

Esther Suárez Durán

26 sept. 2016

A LA MUERTE DE LEONARDO ACOSTA

Estimados miembros de la Asociación de Escritores:


Con mucho pesar les informamos que ha muerto, esta tarde en La Habana, el destacado

escritor Leonardo Acosta Sánchez, miembro prominente de nuestra Asociación y del Consejo

Nacional de la UNEAC.


Ensayista, narrador, investigador, musicólogo, poeta, instrumentista, distinguido con el Premio

Nacional de Literatura y el Premio Nacional de Música, su obra está marcada por la presencia

enriquecedora de esos dos campos de la cultura, a los que aportó obra, pensamiento y acción

cultural de primera magnitud.


Saxofonista, clarinetista, integró destacadas agrupaciones musicales desde los años 50.

Orquestas como la Riverside, la de Benny Moré, la de Armando Romeu y la de Rafael

Somavilla, entre otras.


Jazzista, junto a Frank Emilio Papito Hernández, Walfredo de los Reyes, inauguró el Club

Cubano de Jazz, en 1958. Compositor de música para el cine cubano. Fundador del Grupo de

Experimentación Sonora del ICAIC, en 1969.


Su interpretación originalísima de diversos ámbitos de nuestra cultura, y especialmente de la

música cubana, sustentada en una vasta cultura que apela a la historia, la psicología, la

sociología, la literatura, la filosofía, la economía y la antropología, nos ha dejado páginas

esenciales para la cultura cubana contemporánea.


Ha muerto un maestro, un artista, un escritor de tamaña estatura.



Llégueles a sus familiares y amigos, el más sincero sentimiento de admiración por el escritor y

el amigo, y el profundo pesar por su pérdida.


Honores para Leonardo Acosta.


Asociación de Escritores de la UNEAC

7 sept. 2016

Científico de Harvard: “Una mala persona no llega nunca a ser buen profesional"

*Científico de Harvard: “Una mala persona no llega nunca a ser buen profesional”*

Agencias/ Redacción Web


Howard Gardner es un prominente neurocientífico estadounidense, psicólogo, profesor de Harvard y autor de la teoría de las inteligencias múltiples. ha recibido innumerables reconocimientos por su trabajo entre ellos el Premio Príncipe de Asturias. Lo entrevistó el diario La Vanguardia de España sobre sus teorías y sus concluyentes planteamientos invitan a la reflexión “Aprender es el único antídoto contra la vejez y yo lo tomo cada día en Harvard con mis alumnos. Es tonto clasificar a los humanos en listos y tontos, porque cada uno de nosotros es único e inclasificable”, sostiene.

*¿Por qué cuestiona que la inteligencia es lo que miden los tests?*

Porque yo soy un científico y hago experimentos y, cuando mido la inteligencia de las personas, descubro que algunas son muy buenas solucionando problemas pero malas explicándolos. Y a otras les pasa lo contrario.

*¿Y si hay personas diversas es porque también tiene que haber diversos talentos?*

Por eso he dedicado 400 páginas a describir siete tipos de inteligencia: lingüística, lógico-matemática, musical, espacial, cinético-corporal, interpersonal e intrapersonal.

*¿Y por qué no muchas más: la culinaria o la mística o la teatral o la ecológica?*

Porque no cumplen los requisitos que sí cumplen esas. Y espero acabar demostrando que además hay una inteligencia naturalista, otra pedagógica y otra existencial para plantearnos preguntas trascendentes. Pero no más.

*Hoy los colegios ya plantean sus programas según esas inteligencias múltiples.*

Y yo no me dirigía a los pedagogos, pero fueron ellos los primeros que adoptaron mis teorías.

    *Tipos de inteligencia*
Hay siete tipos de inteligencia: lingüística, lógico-matemática, musical, espacial, cinético-corporal, interpersonal e intrapersonal.

*¿Por qué?*

Porque comprobaban cada día en las aulas que las categorías de tonto o listo no cubren la diversidad del talento humano. Y, por tanto, que los tests de inteligencia no miden realmente nuestras capacidades, sino sólo la de resolverlos.

*Su teoría, además, era cómoda para consolar a niños con malas notas y a sus papás.*

Se abusó de ella al principio porque no se comprendió bien. En Australia, la administración la manipuló para explicar que había grupos étnicos que tenían inteligencias diferentes de otros.

*¡Qué peligro!*

En ese punto, empecé también a preguntarme por la ética de la inteligencia y por qué personas consideradas triunfadoras y geniales en la política, las finanzas, la ciencia, la medicina u otros campos hacían cosas malas para todos y, a menudo, ni siquiera buenas para ellas mismas.

*Esa ya es una pregunta filosófica.*

Pero yo soy un científico e inicié un experimento en Harvard, el Goodwork Project, para el que entrevisté a más de 1.200 individuos.

*¿Por qué hay excelentes profesionales que son malas personas?*

Descubrimos que no los hay. En realidad, las malas personas no puedan ser profesionales excelentes. No llegan a serlo nunca. Tal vez tengan pericia técnica, pero no son excelentes.

*A mí se me ocurren algunas excepciones...*

Lo que hemos comprobado es que los mejores profesionales son siempre E CE: excelentes, comprometidos y éticos.

*¿No puedes ser excelente como profesional pero un mal bicho como persona?*

No, porque no alcanzas la excelencia si no vas más allá de satisfacer tu ego, tu ambición o tu avaricia. Si no te comprometes, por tanto, con objetivos que van más allá de tus necesidades para servir las de todos. Y eso exige ética.

*Para hacerte rico, a menudo estorba.*

Pero sin principios éticos puedes llegar a ser rico, sí, o técnicamente bueno, pero no excelente.

*Resulta tranquilizador saberlo.*

Hoy no tanto, porque también hemos descubierto que los jóvenes aceptan la necesidad de ética, pero no al iniciar la carrera, porque creen que sin dar codazos no triunfarán. Ven la ética como el lujo de quienes ya han logrado el éxito.

*“Señor, hazme casto, pero no ahora”.*

Como san Agustín, en efecto. Otra mirada estrecha lleva a estudiantes y profesionales comodones a ser lo que consideramos inerciales, es decir, a dejarse llevar por la inercia social e ir a la universidad, porque es lo que toca tras la secundaria; y a trabajar, porque es lo que toca tras la universidad..., pero sin darlo todo nunca.

*Sin ilusión, la vida se queda en obligación.*

Y otros son transaccional es: en clase cumplen lo mínimo y sólo estudian por el título; y después en su trabajo cumplen lo justo por el sueldo, pero sin interesarse de verdad limitan su interés y dedicación. Y son mediocres en todo.

*¿No descubren algún día de su vida algo que les interese realmente?*

Algunos no, y es uno de los motivos de las grandes crisis de la madurez, cuando se dan cuenta de que no hay una segunda juventud. Otra causa es la falta de estudios humanísticos: Filosofía, Literatura, Historia del Pensamiento...

*¡Qué alegría! Alguien las cree necesarias...*

Puedes vivir sin filosofía, pero peor. En un experimento con ingenieros del MIT descubrimos que quienes no habían estudiado humanidades, cuando llegaban a los 40 y 50, eran más propensos a sufrir crisis y depresiones.

*¿Por qué?*

Porque las ingenierías y estudios tecnológicos acaban dándote una sensación de control sobre tu vida en el fondo irreal: sólo te concentras en lo que tiene solución y en las preguntas con respuesta. Y durante años las hallas. Pero, cuando con la madurez descubres que en realidad es imposible controlarlo todo, te desorientas.

*¿En qué país influyó más su teoría de las inteligencias múltiples?*

En China editaron cientos de títulos sobre inteligencias, pero las entendieron a su modo: querían que su hijo único fuera el mejor en todas.

*Pues no se trata exactamente de eso.

Cada sociedad y persona entiende lo que quiere entender. Cuanto mayor te haces, más difícil es adaptar tu vida a un descubrimiento y más fácil adaptar el descubrimiento a lo que ya creías que era la vida. Por eso, voy a clase a desaprender de mí y aprender de los jóvenes

3 abr. 2016

Facebook del Presidente Barack Obama sobre su reciente visita a Cuba:

"Lo que vi y escuché esta semana quedará en mi pensamiento para siempre,
Recordaré la belleza de Cuba y el orgullo que los cubanos tienen por su cultura.  

Durante nuestra primera noche, Michelle, Malia, Sasha y yo caminamos por la Habana Vieja donde cada edificio, calle y plaza parecen estar llenas del espíritu y de la historia contada del pueblo cubano. Tuvimos una maravillosa cena en uno de los paladares de La Habana, los usuales restaurantes administrados por una familia donde estadounidenses y cubanos pueden reunirse y conversar mientras comen tostones. Recordaré el espíritu innovador de los empresarios cubanos, en particular los cuentapropistas que administran sus  propios pequeños negocios como renta de habitaciones con desayuno incluido,  peluquerías, barberías, y servicios de taxi. Estos hombres y mujeres, muchos de ellos jóvenes, son el rostro del pequeño, pero creciente sector privado de Cuba, y anuncié con orgullo nuevas asociaciones para ayudarles a hacer crecer sus negocios. Esto comprende que más cubanos se conecten a la Internet y a la economía mundial. Quiero decir que escuchar a decenas de miles de aficionados cubanos aclamando a su equipo resulta… realmente una experiencia intensa. Pero cuando nos pusimos de pie para escuchar nuestros respectivos himnos nacionales, este resultó un momento inolvidable que nos recordó la amistad y el respeto mutuo entre el pueblo estadounidense y el pueblo cubano.
 
 Quizás más que ninguna otra cosa, recodaré a los cubanos que alineados en las calles a lo largo de varios kilómetros, nos saludaron. Eran hombres, mujeres y niños sonrientes, agitando sus manos, tomando fotos. Algunos incluso agitaban banderas estadounidenses-otra imagen que no hace mucho  tiempo habría sido inimaginable. En los rostros de estos cubanos vi la esperanza por un futuro más brillante. El pueblo cubano está listo para una nueva relación entre nuestros dos países. La mayoría de los  estadounidenses -incluyendo muchos cubanoamericanos- apoyan nuestro nuevo enfoque también. No será fácil. El largo camino en lo adelante estará lleno de progresos y retrocesos. Pero los cubanos que conocí esta semana  reafirmaron mi esperanza de que podemos tener éxito juntos. Creo en el pueblo cubano. "

La batalla final por el futuro de Cuba ha comenzado

Las actuales circunstancias de Cuba reclaman el análisis sereno y el compromiso intenso de cada cubano, resida en la Isla o en otro país. El modelo social vigente se transforma, pero de manera sumamente accidentada. Dicho proceso está condicionado, en grado superlativo, a realidades económicas frágiles, a un avance de ciertas dinámicas sociales signadas por conductas carentes de la civilidad necesaria, a un influjo excesivo de una cultura de la burocracia y la desidia, a una innecesaria incapacidad para instrumentalizar la gestión pública, a la carencia de una institucionalidad que asegure -de manera adecuada- la participación responsable de la ciudadanía, a una intensa emigración de los sectores sociales más cualificados, y a una todavía excesiva desconexión de la realidad mundial. 
Asimismo, podríamos enunciar un conjunto, tal vez amplio, de aspectos positivos; pero son estos los que nos inquietan en demasía, porque resultan la expresión de carencias medulares, que ningún pueblo debería desatender. Quizás la generalidad de la sociedad cubana comparte importantes principios, como pudieran ser: la soberanía, la equidad y la justicia social; sin embargo, hoy nos falta “una idea de país”, construida de forma mancomunada por la ciudadanía, en torno a la cual puedan diseñarse opiniones, modelos y proyectos, que entusiasmen e impliquen a todos los segmentos sociales. 
Desde hace más de una década hemos solicitado el desarrollo de un proceso de integración gradual de todos los criterios y proyectos responsables, que nos condujera hacia “una idea de país posible”, capaz de ensanchar la libertad, desarrollar la equidad, apreciar la solidaridad, y robustecer los procedimientos democráticos. Todo esto, teniendo siempre como referente ineludible la justicia y la lealtad entre cubanos. Debemos reconocer que se ha avanzado en estos ámbitos. Sin embargo, hemos llegado a un momento de la historia donde ya no será factible, en lo inmediato, desarrollar lo anterior desde la lógica de un proceso de integración gradual de todos los criterios e imaginarios responsables, en torno a “una idea de país compartida”. 
Esto último no se consiguió mientras, de algún modo, quizás pudo resultar probable. Durante los próximos años no disfrutaremos de “una idea de país compartida por la diversidad, capaz de articular el universo plural de intereses”. Por otro lado, mientras fracasamos temporalmente en este propósito, las condiciones internas e internacionales de Cuba ofrecen vitalidad a disímiles propuestas que se sienten y/o muestran como “proyectos exclusivos de país”, que además no están dispuestas a detenerse en la búsqueda de un consenso general, por demás difícil de gestionar. En tal sentido, tampoco están dispuestas a continuar esperando para concretar el objetivo de empoderar a sus “activos”, dentro de la Isla y entorno a la misma. La inmensa mayoría de estas propuestas están decididas a constituirse en “el proyecto hegemónico”; y esto suele ser legítimo. 
Este escenario nos obliga a señalar que desde hace algún tiempo, sobre todo durante los últimos meses, la “lucha política” va cobrando una dimensión (real y profunda) dentro de nuevas dinámicas sociales en la Isla que, además, se intensificarán progresivamente. Sin embargo, nos sentimos forzados a prevenir que esta “lucha política” traspasará las tensiones propias de tal acontecer, porque incluirá, de forma desmesurada, la competencia por “imponer una u otra idea y propuesta de país”. Sería ingenuo y poco responsable encubrir que “la batalla final por un modelo de país” ha comenzado. Igualmente, sería irresponsable dejar de advertir que aún si esta “batalla” lograra aparentar ser serena, no dejará de estar marcada por la deslealtad que engendra la frustración, la desconfianza, la rivalidad y el rencor.
Ante este escenario, Cuba debe sentirse interpelada; pero al menos por un momento no a modo de comunidad, sino a través del discernimiento de cada cubano, de cada grupo de amigos o de afines que deben buscar, en las profundidades de sus conciencias y en las profundidades de los anhelos de sus conciudadanos, una orientación para el ejercicio del patriotismo en este instante decisivo de la historia. La acción y la omisión de cada cubano hoy, signará el futuro de nuestros hijos y nietos, por lo menos, durante los próximos 25 o 30 años. 
Apelamos a un esfuerzo para que la mayoría de la sociedad se constituya en “madre y padre de la patria”, y con este talante procuremos que dicho escenario de “batalla” se mueva -lo más posible- hacia un escenario de “ágora”, donde pudiéramos ser capaces de construir una “Esperanza” en condiciones de mitigar “los peligros de la frustración, la desconfianza, la rivalidad y el rencor”. Igualmente, apelamos a todos para que ninguna “idea de país” traicione ese misterio de “lo cubano” que ha necesitado alimentarse y comprometerse con una visión antropológica y sociológica que integra, como un todo, a la “libertad responsable”, a la “igualdad real”, a la “solidaridad efectiva”, a la “democracia robusta”, a la “soberanía nacional” y a la “justicia para todos”. Asimismo, esperamos que el gobierno de la República consiga acumular y consolidar toda la capacidad estratégica, toda la altura política y toda la madurez humanista, que reclama esta descomunal encrucijada de la historia.

Por Roberto Veiga González y Lenier González Mederos
Tomado de: Cuba Posible

23 feb. 2016

¿Qué más reclamo tenemos que hacer?

Este texto que se ve debajo corresponde al  mensaje de correo enviado por los chicos de 

PAC (Protección de Animales de la Ciudad) como colofón de la Feria Internacional del Libro 

en La Habana.

Es interesante la acogida que esta asociación absolutamente espontánea y voluntaria recibe 

por parte de muchas personas y es admirable y hermosa la entrega de estas personas que 

llevan adelante los esfuerzos de PAC movilizándonos y sensibilizándonos a todo el resto de 

las personas.

Esta es una asociación civil, social de una absoluta legitimidad por eso funciona de un modo 

auténtico, con total conciencia y pleno corazón.

Es hora ya de que el registro civil de asociaciones del país nos permita inscribir a nuestras 

asociaciones legítimas, comenzando por  las que nos convocan de corazón y buena fe a una 

buena parte de la sociedad cubana y, por supuesto, es hora ya de que tengamos un cuerpo 

jurídico que brinde protección a los animales con los cuales convivimos en la Isla. Es una 

contradicción con nuestros valores humanísticos , los reales valores de la Nación, que ese 

cuerpo jurídico no exista.

¿Qué más reclamo tenemos que hacer?

Esther Suárez Durán

----- Original Message ----- 

From: "PAC CUBA" <proteccionanimalesdelaciudad@gmail.com>

To: "adopcionespac" <adopcionespac@googlegroups.com>

Sent: Monday, February 22, 2016 11:21 PM

Subject: FIL 2016 - Memorias del domingo 21 de febrero

Domingo 21, FIL 2016

Último día de Feria: mezcla de emociones que envolvió a

quienes estuvieron allí, en el stand de PAC, promoviendo la noble

labor que desde la creación misma del Grupo es nuestra razón de ser.

No dio tiempo a foto grupal, no, porque todos, absolutamente todos los

que entraban a la sala, nos abordaban, ávidos de cuanta  información

pudiéramos proporcionarles relacionada no solo con los animales, sino

también con los diferentes perfiles en los que trabaja PAC para y por

los animales.

No pocas personas lloraron – sí que lloraron – de alegría, de emoción,

de felicidad, por haber descubierto que no estaban solas en este mundo

repartiendo alimentos, curando y esterilizando a los animalitos en su

barrio, sino que existían más personas como ellas que comenzaron, hace

ya cuatro años, a aunar fuerzas, voluntades y todo el amor del mundo

para ayudar a los que no tienen voz.


Gracias a tod@s l@s que se unieron, a l@s que donaron, a l@s que se

ofrecieron para ayudar en la consecución de nuestros proyectos y

objetivos.

Seguimos sumando voluntades para salvar más vidas.

¡Gracias a tod@s!

Equipo PAC